Estas esencias nacen de una unión entre el agua y la flor. Su creadora Raquel Cabo, indica que aparecen en un momento donde es necesaria restaurar la energía femenina del Planeta.

El agua es un elemento potencialmente femenino, el mar donde se genera la vida, y los ríos y lagos donde la vida se hace presente. La flor es la sublimación del reino vegetal, representa el alma, de un reino que tiene mucha simpatía y afabilidad con el género humano.

Estas flores nacen de una comunión con el alma de la flor y el alma del agua, sintonizadas en un estado meditativo y de sintonización crística. Esta comunicación nace después de mucho tiempo dedicándome a las flores como terapeuta y de un largo proceso personal de crecimiento interior y comunicación con los elementos de la naturaleza, ángeles de las plantas, de los lugares y seres Ascendidos.

Aquí os dejo con las aguas de las Esencias florales Larimar, para que podais comunicar y sanar vuestras emociones a través de un sistema inocuo y que devuelve a su centro el alma y el cuerpo, tal como empezó haciendo mucho tiempo atrás el Dr. Bach

Formulas